A nuestros interminables deudos.


Show More

A nuestros interminables deudos.


Por los deudos cercanos, vecinos,  hermanos
Con la intención de honrarlos
Con flores y colores para rodear
Subrayar, delinear cuidadosamente
Los nombres no encontrados
No escritos ,ni leidos
Los nombres que tenemos en la punta de la lengua
Sin pronunciar, en el silencio largo de no saberlos
Letra por letra, persona por persona
Los caidos en este año donde cada pérdida
Nos duele y nos lacera
Hasta no diginificar
Su memoria y su lugar ,
por lo menos con un altar
En este memorioso sitio de ritos y culturas ancestrales
Que tambien hay que defender y recordar.



JUSTIFICACION
En esta ocasión
Con motivos y materiales tradicionales
Se hace una relectura contemporánea de una tradición que nos une
Y nos hace recordar
Retomé el colorido de los tapetes de aserrín y los adornos floridos de las celebraciones de San Sebastián en Xoco, he diseñado las velas con flores de colores  y se hicieron innumerables guirnaldas de flores de cempasuchil y papel picado que llenarán columnas y barandales del edificio
Con papeles picados de colores , impresos con guirnaldas de flores también se llenará horizontal y verticalmente la fachada de un conjunto donde sólo con cera pan, papel y flores una tradición puede reapropiarse de los espacios que los rodean.



Una tradición identitaria que a la vez es particular en cada comunidad y en cada año, según la memoria de cada persona y cada comunidad donde se erige,
El dia de muertos no es sólo una tradición de pequeñas comunidades  sino también de las grandes ciudades.


En el D.F. donde parece que la modernidad se lo ha comido todo, una vez mas  se demuestra como  en el dia de muertos, entre otras fechas importantes, los mercados, las calles y las casas  se llenan de colores , aromas y texturas diferentes,  es una de las tradiciones que ha sabido resistir y reapropiarse de cada nuevo reto cultural e histórico que se presenta
ese es el devenir interminable de nuestras colonias –pueblos, que  saben y pueden hacerse visibles con la enorme fuerza de las celebraciones comunitarias, de sus colores, su devoción , su generosidad colectiva y la fuerza de una memoria como la del Pueblo de Xoco que tantos siglos ha persistido.

Betsabeé Romero 2012

© Betsabeé Romero