Agustín Lara , Cabaret Salambó, Santa María La Redonda, Colonia Guerrero 1927

Agustín Lara Desde pequeño ya mostraba habilidad para tocar el piano, y a los 13 años, tuvo la oportunidad de trabajar como pianista, en un Club de Señoras, un sitio de disipación noctámbula que lo marcaría de por vida. Y ya es leyenda que, aunque su padre el doctor Joaquín Lara, le aplicara encierros y castigos, durante toda la vida él jamás dejaría ni el piano ni los centros nocturnos.
Esa vida nocturna hizo que su padre lo corriera de la casa, también estuvo en la cárcel por robo y hasta se casó "in articulo mortis" cuando agonizaba víctima de una pulmonía, siendo muy joven, con su primera esposa Angelina Brusquita que era hija de los dueños del Cabaret Salambó dónde inició su popularidad.
 
En 1927 sentado al piano del mismo Cabaret Salambó, ubicado por el rumbo de Santa María La Redonda, en la colonia Guerrero, cantaba sus canciones arrabaleras, sensuales y sentimentales;
En 1929 Juan Arvizu, el famoso tenor lo conoció y quedó encantado con las aptitudes del joven pianista; lo contrató para que lo acompañara al piano y lo lanzó a la fama al interpretar sus canciones: Santa, Enamorada, Tus pupilas, Aventurera, Cuando vuelvas y Concha nácar..
Es también en el Cabaret Salambó donde a consecuencia de un impulso de celos, una mujer lo hirió en la cara.