Le Coq d´Or en el Hotel Drake.

En Chicago, una Ciudad de Música por excelencia, hay grandes piano bar hasta la fecha, y uno de los personajes más interesantes de uno de ellos, el pianista Green, dice a la gente que ha estado buscando el amor en todos los lugares equivocados, que ahora ya no se puede encontrar un verdadero amor con familias de padres divorciados, y sin roles románticos modelo para aprender,  es muy difícil aprenderlo sólo con películas y menos en la tele, dice, por eso , el único lugar donde se puede encontrar el verdadero amor es en las canciones que se cantan en los piano bar, en sus pianos, en éste caso, el del Bar de Cognac del hotel Toulouse en Chicago.
Los Piano bar se convirtieron en el entretenimiento preferido de los 30s y fueron en sí ,una opción popular para restaurantes porque contratar un pianista era más barato que una gran banda entera. Green, quien había estado relacionado con los negocios desde hacía 45 años, dice que los vocalistas de los piano-bar fueron quienes cantaron primero las canciones más emblemáticas de la época.
Los piano bar, continuaron ligados a la moda de los 30s y 40s en los 50s y en los 60s atrajeron a publico más viejo, el que anhelaba lo mejor de los viejos días.
Sin embargo, la época disco redujo las entradas de los piano bar, dice NIck Russo, pianista en el Redhead Piano Bar, “ por suerte los 70s terminaron y en los 80s las baladas lentas regresaron, Ahora, todos estos niños que vienen a la ciudad de los suburbios en sus 20s están pidiendo Sinatra y Tony Bennett, dice Russo. Los piano bars fueron reencontrados por las nuevas generaciones que parecen preferir la música de las generaciones anteriores.
 
Buddy Charles quien toca en el Coq d´Or en el Drake Hotel, era conocido por tocar conocer los temas más raros y poco conocidos por lo que no era una sorpresa que le hicieran las más extrañas solicitudes para tocar, y con un repertorio de varias miles de tonadas, Charles durante más de 50 años en ese gran lugar, rara vez fue sorprendido por algún tema que no pueda interpretar.
La gente me pedía tocar desde Led Zeppelin hasta una sonata de Mozart y el público se carcajeaba dice Charles. Lideando con borrachos y lunáticos, y trabajando mi voz en una sala llena de humo 5 noches cada semana durante 5 décadas,  me llegué a sentir como un viejo boxeador profesional. Pienso que nosotros los pianistas de piano bar tenemos el rol más difícil en el show business
Por definición los piano bar han sido un lugar donde la gente más común puede jugar a ser Frank Sinatra, tan sólo inclinándose sobre el piano con un martini en una mano y canturreando al lado del pianista.
Para ningún pianista de piano bar, compartiendo los reflectores con la gente que canta en la llave de Z siempre ha sido parte de su trabajo, los pianistas tienen que ofrecer su reflector, cada noche, abrirlo al público.
Éste bar carismático lleno de elegancia , es y ha sido  un bar aclamado por grandes personalidades como el Emperador Hirohito ,Winston Churchill, la reina Elizabet II, JawaharialNehru, la Princesa Diana,Marilyn Monroe,Éléa-Nore Roosevelt, Walt Disney, Reagan etc,
Fue el segundo establecimiento en tener el permiso de servir alcohol después del periodo de prohición y desde entonces, ofrece al público un espacio íntimo en el cual se disfruta de martinis especiales y las notas maravillosas de jazz de piano los fines de semana,
Todo eso hace del Coq D´Or sea uno de los mejores lugares para cocteles de Chicago y uno de los pocos bares de hotel con una enorme personalidad en el mundo entero.
 
Está en el primer piso del Drake Hotel, y cuando se llega uno puede sentarse en cualquier mesa libre, no hay Hostess para ser acomodado, está decorado por dos murales franceses,  Buddy Charles fue su pianista por más de 50 años hasta su retiro en 2001.