Bernelmans Bar NY

Piano bar en el Carlyle Hotel en la 76th y Madison.
Una niñita en vestido rojo con un lazo blanco de collar se encuentra de pie al lado del gran piano de uno de los más legendarios Piano Bar de NY. Madeleine es la heroína de los cuentos infantiles escritos por Ludwig Bemelmans, artista nacido alemán quien también pintó las paredes de su bar y ella con su abrigo azul y su gran sombrero blanco en la pared es seguida de una hilera de sus queridos  amigos de la escuela francesa. Como cada una de las 6 historias publicadas entre 1939 y 1961  empieza, en una vieja casa en Paris, cubierta de viñas, y donde vivían 12 niñas de las cuales la más pequeña era Madeline.
Roberto Huyot, el francés jefe del Carlyle en los 40s era amigo de Bemelmans así que  le piden que pinte su nuevo bar en intercambio por cuartos en el hotel.
Bemelmans y su familia vivió ahí por 18 meses.
El bar fue nombrado con su nombre y ha sido icónico desde que abrió en 1947
El Carlyle fue concebido en parte como un hotel residencial y abrió en 1930 . El mismo año que el edificio Chrysler , fue un buen momento para el estilo Art Déco, fue un año después de la gran depresión cuando un tercio de la población de NY no tenía trabajo y había gente que vivía en tiendas de campaña en el Central Park,
John F Kennedy y Marilyn Monroe se quedaron ahí a principios de los 60s, la realeza inglesa gusta de ir, al igual que Roger Federer quien tiene un suite en el hotel. Muchos  recuerdan a Bobby Short en el piano donde tocaba básicamente música de Cole Porter en su impecable smoking de 1968 hasta 2004,
Se convirtió en el mas elegante e ingenioso espacio quintaesencia de los clubs Neoyorkinos.
Un bar que tan fancy como parece es también un verdadero bar del barrio donde el mismo Tony Bennett  fue cliente asiduo y se le podía ver cantando ahí una noche cualquiera.
La gran ciudad convertida en una caja de juguete para niños grandes como una isla para disfrutar lúdicamente de la música y el ambiente.