Sin Cabida.

Migrantes que sus familias ven alejarse hasta desaparecer en el horizonte como uno mira esos globos de papel ,irse solo con la luz y la fe de que la velita no se apague, de que el sueño llegue a buen puerto Que no amague, que no sea derribado impunemente, que cruce, que llegue, que aterrice, que logre Con la fragilidad de esos globos hechos de papel, se van con las malas noticias en los ojos, con la memoria de tantos que no han llegado, con el dolor de una tierra de ausentes, de inagotables despedidas , como las de muchos pueblos donde no ha habido regreso, pero donde la luz y el fuego siguen prendidos mientras haya hambre y mientras no haya mas camino para sembrar, y donde sólo el rezo de tantas madres vuelve a despertarse cada día. los globos de Cantolla son echados a volar en una sala donde parecen querer llegar a un punto a un hoyo negro que es el “ otro lado” el ser de una frontera donde no hay brazos abiertos esperando, una crisis que además de afectar a los habitantes de los países y ciudades del primer mundo afecta en primer lugar a los más vulnerables, a los migrantes y a los que esperan de ellos ¡no hay cabida!. es el mensaje, ya es difícil pensar, que alguna vez hubo otro .

Betsabeé 2013  

 

Instalación de 8 globos de Cantolla de 240 de alto en un patio donde los globos simbólicamente volaran como atraídos por un pequeño hoyo en el centro del patio. 

 

La realización de los globos fue un proceso de colaboración con Don Mauro Gutiérrez artesano de Malinalco, el cual estaba a punto de cerrar pues en este lugar se está perdiendo esta tradición. 

 

Los globos de cantolla son objetos tradicionales que sin embargo provienen de Europa ya que son la reinterpretación rústica y de papel de los Montgolfier que llegaron durante la influencia francesa de la Dictadura en México, son la reelaboración de un vehículo que en lugar de transportar hombres transporta la ilusión de volar, de contemplar el despegue y la desaparición en el infinito de una luz. Estos globos en los ritos tradicionales se encienden con una velita y vuelan a la deriva con el calor.

 

Show More

© Betsabeé Romero