Bienal del sur Panamá . 2013

 

 

La modernidad y la avaricia del mundo capitalista tienen la tendencia a desarrollar proyectos económicos que muchas veces pasan por encima de los intereses culturales e históricos de grupos indígenas.

En México la industria minera ha ido ganando terreno en los lugares sagrados para losHuicholes quienes lejos de haber depredado la zona en sus cíclicas caminatas y rituales, la conservan y la dignifican con su cultura. Sin embargo los intereses económicos de las mineras y de los gobiernos de la zona hay pasado por encima de todos sus valores y tradiciones permitiendo la explotación y contaminación de Wirikuta ( nombre que dan al desierto de San Luis Potosí que es su lugar sagrado). El desierto además de serafectado en relación a lo identitario e histórico de su condición, ha sido invadidopeligrosamente con sustancias tóxicas y contaminantes que causan enfermedades y erosión al paisaje.

 

Al parecer este reclamo de respeto hacia las tierras sagradas de los indígenas por parte de la industria minera también existe en Panamá y Nicaragua y me parece oportuno hermanar esta problemática con la que están viviendo los huicholes en México en prode una reflexión continental hacia la necesidad de respeto, igualdad y dignificación delas culturas indígenas de Latinoamérica y del mundo.

Ya que son parte fundamental de la historia y resistencia cultural de formas alternativas de vida y convivialidad con la naturaleza de las que todavía tenemos mucho que aprender.

 

 

© Betsabeé Romero