press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
IMG_3303.jpg
IMG_3303.jpg
press to zoom
IMG_3286.JPG
IMG_3286.JPG
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

En Tránsito

Nevada Museum Of Art

 

 

Hay lugares que desbordan las fronteras de las páginas y crean “quimeras, utopías e ilusiones”, y se convierten en objeto de una búsqueda, que construyen leyendas de tierras que Eco no excluye que hayan existido en otros tiempos muy remotos, y que han mantenido en vilo a generaciones. Nacen porque, como apunta Carlos García Gual, son “una compensación a una realidad insatisfactoria, más gris o más siniestra” que a veces se sitúan en un pasado idealizado y acaso perdido. Umberto Eco (Alessandria, 1932) desea ocuparse en Historia de las tierras y los lug- ares legendarios (Lumen).

Alberto Manguel dice:“La geografía imaginaria,al contrario de la que catalogan enciclopedias y atlas, es infinita. Sus islas existen en un mar sin límites y ocupan un espacio eternamente generoso. Permiten crear sociedades perfectamente eficaces y perfectamente atroces, lugares donde todo es posible.

o imposible agregaría yo
“Somos animales migratorios: estamos condenados a explorar. Algo (la promesa de un edén perdido, de un reino justo y apacible) nos atrae del otro lado del jar- dín, de la calle, del río, de la montaña, como si nuestro aquí fuese solamente la causa (o consecuencia) del allá, o del más allá.
Estos sitios También son el reverso de lo que deseamos: imaginamos lugares temib- les, espejos de los infiernos terrestres”, indica el escritor e historiador de la lectura Alberto Manguel, que escribió junto con Gianni Guadalupi una Breve guía de lug- ares imaginarios (Alianza), al que Eco se refiere como el más completo de los dic- cionarios que hasta la fecha recopila lugares fantásticos e imaginarios.
Para la exposición en el Museo de Reno
Me gustaría generar formas de un paisaje reciclado , arquitectónico, artificioso pero a la vez recordando estalactitas y estalagmitas, de grutas o cuevas no identi- ficadas pero familiares,
protuberancias nacidas del urbanismo, de su deformidad.